12/3/12

El arte de morirse bien


Tengo, desde pequeña, una capacidad asombrosa para hacer la pardilla. He hecho el ridículo muchas veces y a lo grande, y como la ignorancia es muy atrevida y yo ignorante soy un rato, he hecho ridículos innecesarios y muy sonados. Cuando me pongo a recordar grandes espectáculos de ayer y hoy, tengo que pensar en que me voy a morir tarde o temprano y todos esos recuerdos vejatorios acabarán para siempre.  



Este pardillismo me hace tener mucho miedo de morir ganando un premio Darwin. Y no es broma, tengo pánico a morir de forma ridícula y que todos se rían de mí incluso en mi entierro. 

El otro día estuve a punto de morir, por ejemplo. Y hubiera sido premiazo.

Como me tortura el michelín que me ha salido, decidí que tenía que salir a correr, porque es muy duro tener un cerebro de tía buena dentro de un cuerpo de gordi, eso no sabe nadie lo que es, te tiene que pasar. Es como la antianorexia, tú te ves tremenda pero la gente te dice que no estás para tanto, y te choca, claro. Y sufres.

Salí a correr por el carril bici de mi barrio, escuchando a Nach. Imagínate, subidón.

Tú, que piensas que España
perdió su esplendor.
Tú, que escupes odio
y sólo escondes temor.
Tú y tu intolerancia,
tu sucia arrogancia,
esa intransigencia
que lanzas hacia
tu alrededor.”

Me crecí, me crecí. Me crecí tanto, corrí tanto... que me perdí, vamos. Cuando me di cuenta ya no estaba en el carril bici, ni en mi barrio. Como me creo que lo sé todo, creí que sabía más o menos dónde estaba, y aunque estaba poniéndose el sol, me dije que me daba tiempo a llegar a casa. Tuve la genial idea de confiar en mi sentido de la orientación, como si yo tuviera, y dije: “sin lugar a dudas, mi casa está después de esa especie de bosque oscuro como su puta madre que nunca he visto antes”. Como las rubias de las pelis de miedo que se levantan a investigar porque han escuchado un ruido de motosierra sospechosa y mueren nada más empezar de la peli, pues igual.

Lo que quedó patente ese día, aparte de mi idiotez, es que anochece rapídisimo. Me encontré sudada, perdida, cansada y sedienta en mitad de la nada y a oscuras. Me quité los cascos, quería oír al asesino acercarse para tener tiempo a luchar por mi vida. Porque estaba segura de que en ese bosque había un asesino esperándome. Así, sin más. Ahí había un señor pasando frío esperándome a mí, con un cuchillo. Nada podría haberme convencido de lo contrario.

Pero eso no me torturaba tanto como el hecho de pensar que, según el Pirulí (al que tomo de referencia para todo y siempre me va como el culo porque el hijo de puta es circular y lo mires por donde lo mires es igual) mi casa estaba a un tiro de piedra. Eso me torturaba más que el asesino, porque me trajo de nuevo mi temor al premio Darwin: “Joven muere de sed a 45 segundos de su casa después de correr en círculos durante dieciséis horas”. Recé para que me mataran, para que no fuera una muerte ridícula. Y quería una muerte horrible, que la gente pensara luego: “oyoyoy, pobrecita”. O también podrían secuestrarme, esta idea no me desagradaba en comparación a la muerte horrible, pero me dije: “pero, por favor, si va a ser un secuestro que no dure más de nueve días, que con esta reforma de mierda que ha hecho el PP si falto más al curro me pueden echar”. Todo eso pensé.

Después de diez respingos, tres infartos leves, seis sprints hacia ningún sitio y dos amagos de echarme a llorar, vi un edificio conocido entre los árboles. Se me saltaron las lágrimas de felicidad, “¡es mi edificio!”. Al final no era, claro, porque ni reconocer mi casa sé, pero al menos había seres humanos a los que preguntar. No se me olvidará nunca las caras de las dos vecinas al verme salir de entre las sombras de esa especie de bosque, sollozando en mallas.

Llegué al piso y me dijo mi compi:

- Barbi, estoy impresionada, ¡has estado corriendo dos horas y media!
- Psé, pues me he vuelto porque hacía fresco...


(En otro post os cuento el día que casi muero de hambre subida a un árbol porque me daba miedo bajar, que también se me hizo de noche. O la vez que casi muero de un shock anafiláctico, porque me daba vergüenza decirle a la profesora que había acariciado un gato siendo alérgica).

38 comentarios:

  1. Me matas. Y te amo. Todo junto.

    ResponderEliminar
  2. Eso te pasa por no salir a correr con el móvil. La próxima vez llevatelo, y así puedes ir tuiteando tu pérdida. Y nosotros intentar ayudarte a encontrar el camino de regreso desde el sofá, como en un videojuego...

    ResponderEliminar
  3. Morituri12/3/12

    Bueno, no esta mal. El próximo post, deja pasar más dias desde la última borrachera

    ResponderEliminar
  4. Simplemente genial... porque es la típica cosa que me pasaría a mi. Claro que yo en ningún momento confiaría en mi sentido de la orientación, que me conozco demasiado bien.

    ResponderEliminar
  5. Belén12/3/12

    Me descojono, y eso que no tengo, qué buena eres, tía.
    Por cierto, a las palabritas ésas de abajo que sirven para saber que no soy una máquina, les falta saber que tampoco soy adivina, que no se entienden cohone!

    ResponderEliminar
  6. Genial, genial, GENIAL! Me parto contigo!
    Yo también tengo pánico a una muerte Darwin... Me alegra comprobar que no soy la única! xD
    Lo dicho, que soy muy fan tuya.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajajaja me meo!!! Y mira que para que yo me ría en voz alta...
    Por cierto, gracias a ti acabo de descubrir que soy antoanoréxica, la verdad es que ahora entiendo las miradas de "ay, la pobre...".
    Jajajaja espero con impaciencia tu próximo post.
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  8. joder, que miedo, yo me quedo en un bosquecillo de noche sola y me da un patatús

    ResponderEliminar
  9. Pues lo que es la casualidad: he abierto el winamp justo cuando he empezado a leer tu post y me ha saltado el tema "Die with honor" de los Manowar.

    Vamos, la guinda del pastel xD

    ResponderEliminar
  10. Ya veo el título del libro: "Porqué los hombres no saben hacer dos cosas a la vez y Barbijaputa no tiene ningún sentido de la orientación" Best Seller seguro!!! XD

    un abrazo.
    destroy114.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Me parto contigo! Simplemente eres buena! Qué crack! :D Abrazos!

    ResponderEliminar
  12. Madre mía 2 horas y media, nena a ese ritmo o mueres de vigorexía o mueres de un susto.

    ResponderEliminar
  13. Joder que buena eres! jajaja! Es para hacer una pelicula de ti en serio, te admiro :) Besotes!

    ResponderEliminar
  14. Jajajajajaja... yo quiero formar parte de tu vida, en serio, en directo, nada de en diferido xD

    Lo que hace la desesperación, eh? Bueno, para la pròxima, te llevas el GPS y adiós problema... o un perro, que para el caso, es lo mismo ^^

    ResponderEliminar
  15. Compartimos el poder a la desorientación...por eso no salgo ni a la esquina sin mapa. Es que podría estar en la puerta de mi casa, pero me ponen al frente y no sé dónde estoy, de hecho varias vecs he pasado de largo.

    ResponderEliminar
  16. Estooo... y lo de "me vuelvo por el mismo camino por el que he venido y ya si eso llego a casa" no lo trabajas, no?? :D
    Genial como siempre, reina. Te echaba de menos!!

    ResponderEliminar
  17. Lo que da por pensar, cuando uno se encuentra perdido en medio de un bosque y con las primeras sombras de la noche ¿verdad? ¡Pura sugestión!.
    Pero por lo visto, enseguida te pasó el susto. Fue llegar a casa y como el que dice sin despeinarse, le sueltas a tu compi que si no fuera por el fresco, aún estarías por la Sierra correteando.

    ¿Quién dijo miedo?

    ResponderEliminar
  18. OH Dios mío, mi alma gemela, un ser al que le pasan mierdas absurdas como a mi!!! y las cuenta!!!! Gracias al cielo y a la Santísima Virgen y la Trinidad!!!!
    Me hago fan desde YA!!!! y me anoto mentalmente poner en algún post el día que cogí un taxi para ir a una estación de autobuses que estaba justo detrás de la parada...

    ResponderEliminar
  19. Hay bosquecillos llenos de cadáveres de desorientaos, te lo advierto.

    Yo solo te pido que si te tienes que morir primero nos lo cuentes, que las risas contigo lo hacen todo más llevadero.

    ResponderEliminar
  20. Maja que eres!!! Que me haces "de reir"!!!!!!!

    Muchas gracias barbi, tía, a ver si alguien te patrocina o algo y escribes más a menudo, que eres tan graciosa!!!

    ResponderEliminar
  21. Acabo de descubrirte y ya me gustas.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Jajaja, eso nunca me pasará. Yno porque sentido de la orientación, que no lo tengo, y más si oscurece, si no porque apenas duró 5 minutos corriendo, esos 500 metros que pueda hacer entorno a mi casa, aún lo domino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Yo he vivido cerca del Pirulí y cuando leí lo que has descrito supe EXACTAMENTE a qué te referías. :) Bravo, gracias por una entrada tan divertida.

    ResponderEliminar
  24. Eso te pasa por tener en cuenta la opinión de la gente. Si tú sabes que estás buenísima ¿que más da lo que opinen los demás? Tenías q haberte quedao en casa viendo una peli e hinchándote de palomitas. La próxima vez q quieras quemar calorías llámame y las quemamos juntos ;)
    Un saludo y sigue así de genial

    ResponderEliminar
  25. Anónimo16/3/12

    Ay, que me ahogo de risa xDDDDD. buenísimo, en serio. Y yo quiero que nos cuentes todas esas experiencias! xD

    ResponderEliminar
  26. quédate con el michelín anda, que haya un poco más de ti en el mundo es una buena noticia.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo16/3/12

    Lo del arbol le pasó a mi primo. Pero el fue listo y nos pidio que le dejaramos la bolsa de palomitas. Los aventureros sois increibles.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo16/3/12

    http://ahimewi-deporte.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  29. Eres genial, me encanta tu blog, y tus historietas!

    ResponderEliminar
  30. jajajaa eres atómica! cuando te descubrí vía twitter me leí el blog de arriba a abajo, me encantas!

    ResponderEliminar
  31. jajajaja, me ha encantado! xDD

    ResponderEliminar
  32. La verdad... debería leerte más a menudo.
    Seguro que voy a pasar el resto del día sonriendo y tal como van las cosas eso es un lujo.

    ResponderEliminar
  33. Yo una vez me puse las zapatillas y me dije "hasta que no vea los cascos azules de UN no paro".
    Pero estaban mis vecinas cerveceando en el bar junto al portal y se me pasó.

    ResponderEliminar
  34. Somos vecinas, haberme dado una voz.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo3/4/12

    Mi amiga y yo siempre decimos que somos anoréxicas porque nos vemos gordas... Aunque igual tiene que ver que ninguna baja de la 44 ,(o 46... o 50....) no veas lo bien que te entiendo... Pd. Comprate un gps o un perro, lo que mejor te venga.

    ResponderEliminar
  36. 4:31 de la madrugada. el la cama con mi portátil a oscuras y con mi gata al lado y riéndome a carcajadas y solo como un loco. Puta risa jjajajja

    ResponderEliminar
  37. Me he sentido tan identificada con este post :)

    ResponderEliminar
  38. westfalia9/7/12

    Ya me había leído éste post, cuando te descubrí, pero prueba de que escribes bien, es que al cabo de los meses, como no recordaba cual era exactamente, lo he vuelto a leer, y he vuelto a reir...

    ResponderEliminar

Intentemos no pegarle demasiadas patadas al diccionario... pobrecillo.