24/9/10

Van a pensar que estáis juntas, Barbi

Ventajas de vivir con una mujer, vasca, despistada, de ciencias y roja:

  • Te monta un armario de 2,40 metro de alto en media tarde con su propia caja de herramientas.
  • Cocina cosas ricas casi siempre que coincidimos (que no es siempre).
  • Quisiera expresarse en binario, pero acepta como puede que tiene que hacerlo con palabras. No siempre le sale bien; os paso algunos ejemplos
              - Ella es ridícula... una ridícula digamos, vamos... bueno más que ridícula es sí. Sí, una pedorra.
             - ¿Cómo es cuando dices que algo es ... cómo te diría...? Sí, a ver, cuando tú dices que algo es (mueve las manos formando un objeto indefinible)... me explico?

  • Habla en alto impacto, esto es algo así:
              - Abre tú (al oír la puerta de casa y mirarme de arriba de abajo), aunque no sé quién está más desnuda de las dos.

             - "¿Te importa que venga TheLastOne a cenar, Barbi?"
               "¿A mí, por qué iba a importarme?"
               " No sé, igual estás incómoda con las tetas dentro del top del pijama, maja..."

            - Cógete de la estantería una peli porno de la Erika Lust y date un festival, Barbi.
              (La propia Erika Lust comentó en su blog, y esto es totalmente cierto)

            - Me voy a desapuntar de la suscripción de sexo que tengo con el pirado ése.

            - SMS; "Tengo un regomello interior que no sé identificar, no sé si es hambre o ganas de sexo"


  •   Juntas somos capaces de lo mejor y de lo peor; una conversación nuestra puede ir desde "¡vamos juntas a la charla de Almudena Grandes sobre su último libro sobre la Guerra Civil!", hasta "te he comprado la Cuore, la portada promete!". O mezclar registros "La obra de Primo Levi hay que leerla poco a poco, y teniendo el estado de ánimo propicio para no acabar llorando de pena como Paris Hilton cuando la metieron presa".

  • Me hace cosquillas, me mima, me escribe mails y notitas en la pizarra.

  • Cuando se enfada es un aizkolari de metro ochenta que al mirarte te hace sentir pequeña, indefensa y comestible. A mí me entra la risita nerviosa.

  • A veces, aunque no sin cariño por supuesto, se deja colgada las llaves de la casa por fuera y se va de pingo, con lo cual tú te quedas dentro de la casa medio en bolas, a merced del que quiera pasar y entrar. Y tú sólo podrás decir "hola, qué hay? Pase usted".

  • Está perfeccionando el acento andaluz y cada día le sale mejor (tiene muy buen oído para los idiomas) y yo estoy aprendiendo euskera, aunque en más de dos meses de convivencia y un año de amistad, sólo sé decir ventana (leihoa).

  • Leemos sentadas y juntas (cada una con su portátil) los nuevos artículos de Mi Mesa Cojea, y tenemos que parar cuando una de los dos está al borde del colapso. A veces reírse y respirar no nos son compatibles.

  • Tiene memoria a lento plazo. Esto es; puede preguntarme que por qué dije X cosa hace 36 horas, qué intención tenía yo. Pues así con todo el mundo. Lo cual hace que puedan pasar desde 36 a 72 horas entre un hecho y su enfado correspondiente.

  • No se enfada cuando no tengo tacto con ella y le digo cosas como "no me toques el coño que vengo calentita y además no he cagao". Eso sí, me llama escatológica, (qué rabia me da cuando me insulta en euskera... claro, no la entiendo!)

  • Se ríe conmigo todo el tiempo... hasta cuando cuento penas... no sé por qué, pero se ríe con ganas, un día palma! ay, mi muhé! más mona es....

9/9/10

Simple Life VI

Estaba yo en mi nuevo trabajo, ya sabéis... el de la silla, mandando un mail a mi compimasmejor, que ponía lo siguiente;

"Tengo otra perla de ésas de "qué grande es el ser humano", atento:

- Señorita, estaré en mi oficina de 9 a 14 interrupidamente.
- De acuerdo (Eso es que interrumpirá el curro para mear, ¿no?)"

Cuando me acordé que había prometido escribir un Simple Life, y yo soy mucho de cumplir promesas, aunque la gente que me conoce dice que naranjas de la china (China´s oranges) que en realidad sólo yo pienso eso. Y si más dilatación, aquí lo tenéis. Y con éste van SEIS (o siete?) Aquí los anteriores-----> Aquí en este punto -> .  Ahí.

  • Vivo en una casa baja y desconchada en el algarve portugués, junto al mercado de abastos. Por dentro es pequeña, sólo tiene una habitación, pero un salón grande y lleno de ventanas que dan a la calle. Es una calle grande, con suelo de gravilla, llena de niños y alboroto hasta que se pone el sol. De noche pasean de la mano multitud de parejas, porque hay unas vistas preciosas a un acantilado, donde la Luna se posa sólo cuando está llena y cansada del atracón.

  • Tengo un chiringuito para alquilar barcas en la playa, bajando el acantilado... camino que hago cada mañana hacia abajo con mi pastor catalán llamado Búho -grande y peludo, alegre y juguetón-, para subirla al caer la tarde, dándole ánimos a Búho, que ya no puede con su alma después de cada día de bañarse en la playa.

  • El sol me tuesta la piel y hace que tenga arruguitas alrededor de los ojos, pero son bonitas, a mí me gustan. El pelo siempre me huele a sal y los bikinis pierden siempre su color a los pocos meses de comprarlos.

  • Me gusta contemplar cómo se mueven mis barcas sobre la mar calma, cómo reman lentamente los turistas o por deporte los lugareños. Cómo ríen otros y cómo se tumban en el interior de las naves algunos para dejarse mecer por el mar.

  • Me encanta tumbarme en la arena y cerrar los ojos. Me llega el sonido de las gaviotas sobrevolando los barcos pesqueros a lo lejos. Me relaja el sol sobre los párpados, y notar cómo Búho se tiende junto a mí, apoyando la cabeza sobre mis tobillos. Lo hace para notar cuando me levanto y no perderse detalle.

  • Al caer el sol ato las barcas al poste junto al espigón y subo la cuesta con Búho, lentamente, pensando en preparar algo para cenar e invitar a mi amiga Bruna o llamarla para que ella me invite a mí a su casa. Bruna cocina bien y tiene paciencia con mi penoso portugués, además me hace reír.

  • Ir a clases de pintura cada lunes y cada miércoles que no bajo a la playa, esos días decido no trabajar. No tengo mucho dinero, lo justo para vivir, pero no quiero más. Sólo necesito comida para mí y Búho, y para liezos y pintura. A veces vendo algún cuadro, la mayoría los regalo.

  • Estoy aprendiendo a coser y eso me llena de ilusión, coser mi propia ropa; harapos cómodos y vistosos, coloridos y anchos, fresquitos para el verano, enormes y de doble vuelta para el invierno.

  • El invierno dura poco en el Algarve, tengo mis barcas en un almacén prestado. Me dedico a vender fruta en el mercado de abastos, en el puesto de Bruna que siempre necesita ayudante. Ella no puede pagarme mucho, pero lo que ganamos de más nos los gastamos siempre en comer fuera y emborracharnos una vez o dos al mes. Siempre con Lambrusco rosado.

  • A veces conocemos a turistas divertidos, a veces copartimos con ellos palabras, a veces besos, a veces noches... pero esperamos que el que vaya a compartir la vida, tarde mucho en llegar, aún somos jóvenes y tenemos mucha fruta que vender, muchos cuadros que pintar, muchas barcas que prestar, mucha ropa que coser, mucho lambrusco que beber.

8/9/10

Flamepost

Hola, vengo a cagarme en la puta.

Estaba yo leyendo el periódico (El País), cuando me encuentro con esta noticia acompañada de esta foto


Michael O'Leary, en una comparecencia

Mira que yo ya no quería comentar más sobre aviones ni accidentes, porque acabé harta de cojones sobre todo lo que englobara aviación o que lo tocara sólo tangencialmente (joder cada día me expreso mejor), pero es que esto clama al cielo.

Aquí el payaso del gorro tiene una aerolínea llamada Ryanair, que todos conoceréis porque tiene billetes a 0,01 euros, pero luego te cobra 40 euros si no te has leído la miniletra pequeña del mail automático que te mandan tras hacer la reserva online. Esra maravillosa compañía, cuyas tripulaciones se tiran de los pelos porque no se les proporciona ni la comida (la tienen que comprar del menú ellos mismos), presume encima de pagarles lo mínimo y explotarlos, además de reirse de ellos en ruedas de prensa y sugerir que lo que les queda por hacer es mamadas. A este señor tienen que aguantarlo miles de empleados a lo largo y ancho de Europa, allí donde hay bases.

Ahora quiere quitarse de en medio a los copilotos, porque dice que no hacen nada, pero bueno, ¿es que todas las gilipolleces que diga este señor lo van a publicar en los periódicos siempre? Que para colmo compara los aviones con los trenes, y dice que estos últimos van conducidos por un sólo hombre aun a riesgo de que le dé un paro cardíaco al conductor y se estrelle to dios. Pero qué atrevida es la ignorancia, que porque tengo clase, pero qué ganas de mentar a su santa madre varias veces, -que qué culpa tendrá la señora de tener a un anormal en la mesa a comer todos los días, pero bueno, ella lo crió, parte de culpa tendrá-.

Si desde aquí alguien me lee que conozca a alguien que conozca a alguien que por la tal ley de los seis grados conozca a alguien que lo conozca a él, que le diga:

Querido Sir Tontodelhaba:

En los trenes, el jefe de tren tiene que pisar cada 90 segundos un pedal que se llama "pedal del hombre muerto", para hacerle saber a la máquina que está vivo y consciente; si este pedal no se pisa, el tren se frena suavemente, sin causar choques ni heridos.

Pero es que ni por ésas, ¿cómo un presidente de una aerolínea es capaz de comparar un avión con un tren?, y ¿cómo osa obviar la figura del copiloto? se me escapa a la razón, porque presupongo que esta persona entiende de aviones más de lo que puedo hacerlo yo, que soy sólo una ex-azafata. Aunque claro, en mi aerolínea otra cosa no, pero en cuestión de formación nos hacían tener ganas de morirnos, de pesados que eran... y nos entrenaban según la normativa, nos examinaban cada seis meses de temas de seguridad en vuelo, configuración de aviones, material de emergencia, primeros auxilios, etc. Igual eran unos nazis con el tema de la imagen, pero joder, cuando había un ruido raro en el avión, yo sabía a qué se debía, cuándo pararía y cómo y cuándo actuar en cada ocasión, y eso es porque nos formaban. A este fulano lo ha formado alguien? Obviamente nadie, porque no tiene ni puta idea, su mente sólo funciona para hacer números e inventar nuevas argucias para ahorrar más y más dinero. Para ahorrárselo él, claro. A tomar por culo la seguridad en vuelo y a tomar por culo el empleo, de camino.

Así va el mundo, sólo los anormales tienen audencia en los medios de comunicación, si es que El País se puede ya considerar medio de comunicación, porque ya tiene más de prensa rosa que de otra cosa (ayer mismo vi una foto a pantalla completa de John Travolta y un pie de foto que aludía a su posible homosexualidad... pero a mí qué coño me importa lo que ese señor haga en su cama, oiga?)

En fin, que venía a cagarme en la puta y al final me he cagado en la madre del presidente de Ryanair, me he ido por los cerros de Úbeda (Jaén) y ni por ésas me he desahogao, mira que es raro que escriba un flamepost y todavía me queden flames al acabar el post, pues así ando. También es verdad que según la aplicación "MyDays" de mi nuevo móvil estoy ovulando, puede ser eso también.

Ahí os dejo, voy a quemar un contenedor o algo.

PD. Creo que voy a etiquetar este post con una nueva etiqueta llamada "Mi pequeño montón de hijos de puta" y cada semana voy a poner a parir a uno. Quién mejor para estrenar una sección así, que semejante patán:



4/9/10

Mi nuevo móvil o "el día que confesé que el sistema me había absorbido el seso"

Como ya alguno habrá leído por aquí, he dejado el tabaco. No voy a negar, que con el rollo de "ahora puedo gastarme el dinero del tabaco en otras cosas", me engaño hasta límites insospechados y me estoy gastantado una pasta en ropa, zapatos, accesorios y un montón de cosas más que no me hacen falta (o no me hacían falta hasta ahora, que dependo de ellas como del aire). Me quema el dinero en las manos, se me escurre, me pasa como a Jesucristo con los kikos.

Una de las cosas que he adquirido es un nuevo móvil. Bueno, vale que al final mi compañía de telefonía móvil me lo ha termindo regalando, pero en un principio yo me veía pagando un pastizal. Pues sangre, sudor y lágrimas me ha costado que me lo regalen con un año de internet gratis, hasta he tenido que hacer el truco de la falsa portabilidad a Yoigo (el pobre Yoigo... ojalá se forren y mande a las demás a tomar por culo). Aunque todo el mérito de la operación la ha tenido Vikingo, que se lo tomó como algo personal el que yo tuviera su mismo móvil (porque a él se lo dieron a la primera).

- No entiendo por qué a mí no me ofrecen lo mismo, Vikingo, si yo gasto una pasta en llamar y pago cada mes sin problemas.
- Bueno Barbi, quizás sea porque los demandas en Consumo cada dos por tres y la última vez le sacaste 300 pavos.
- No lo veo un motivo de peso para no relagarme un móvil, eso es de rencorosos.

Al final me mandaron el ultramóvil, y de esto os quería hablar.

No voy a dar publicidad, sólo diré que no es un Iphone3 ni 4 ni 9'3. Odio Apple.
Sólo diré que me encanta Google, porque entre otras cosas, sus aplicaciones son GRATIS!!

Me había prometido a mí misma no hacerme jamás con un móvil táctil, pero bueno, también me había prometido a mí misma no volver a acostarme jamás con alguien cuyo idioma no entendiera, y ya me he dado cuenta de que es algo que no se puede prometer, porque es que no se puede cumplir.

A lo que iba, ahora soy propietaria de un móvil no de última generación, sino de la que viene. Que es tan total, que tiene una aplicación para avisarme de cuándo estoy ovulando, de cuándo soy superfértil (Oh Dior, yo soy de eso??) y de cuándo me toca la pastilla (A qué pastilla se referirá? quizás sea a la que me hace dejar de oír las voces).

Luego tiene otra (que activo cuando me voy a pasear o de compras) que calcula cuánto he andado, a qué velocidad, cuánto he tardado y luego me manda un mail a mi correo con el mapa del recorrido. ¿Qué falta me hace esto en mi vida? Ninguna, pero no veas cómo me lanzo al mail para ver el mapita de los cojones.
Qué asco me doy, vendida a las compañías millonarias de telefonía y ahora encima trabajando en una multinacional. Yo ya no soy una antisistema, el sistema ha podido conmigo!

Bueno, voy a seguir retratándome; Ya no mando SMS desde el teléfono, perdona, ahora mando mails! y como es táctil, pongo siempre el dedo donde no es, pero lo más increíble es que el móvil sabe lo que quiero decir y me lo corrige! Pero no en plan "word" o en plan "texto predictivo tocacojones de móvil corrientucho", no. Es que yo pongo; "Illa, caña tu pots ajaaj" y el móvil pone "Heike, me ha encantado tu post del otro día, me reí mucho".

Además tiene otra aplicación (además de las típicas -ya sosas- como twitter, hotmail, gmail, gtalk, facebook, por favor, esto son minucias!) que me permite hacer una foto a lo que quiera y él la escanea y me dice qué es. Ya sea un cuadro de Klimt o un logo de Trina. (Que menos mal que no lo hace con las caras, o si no yo lo utilizaría para esas veces que dices "y yo de qué te conozco?", "ah!, pues espera que ahora mismo mi móvil nos lo dice, que te hago una foto del careto y me lleva directa a tu página del Facebook!"...

El despertador no es un despertador normal, no! le doy a apagar y me pregunta "¿Seguro que estás despierta? Veamos!" y me muestra un número que tengo que teclear o no para de sonar.
Os aseguro que en estos momentos matutinos, se caga la perra de la mala leche que os entra, pero es efectivo.

En el fondo todo esto me da un poco de miedo, la velocidad a la que va la tecnología me da vértigo, y a veces me gustaría que parara un poco. A veces (sólo a veces), echo de menos la era del TelePrograma, cuando esa mini-revista era la única manera de saber qué echaban por la TV al día siguiente. O la época en que todos nos quedábamos en casa para ver Eurovisión, y no había ni taxis por la calle. O cuando para quedar con tus amigos había que vestirse, bajar a a la calle y llamar a sus porteros automáticos, y a lo mejor luego ni siquiera estaban en casa y te volvías con las mismas a casa.

Ea! Ahora me he puesto nostálgica... Ya me han dado ganas de hacer un Simple Life!

(Bueno, lo haré desde mi nuevo móvil)