29/11/10

Navidades! Fun, Fun, Fuck!

Mi familia está formada por; mi padre (con su aparición estelar en este blog aquí), mi madre (poner futuro enlace aquí para cuando consiga que me escriba algo aunque sea para quejarse) y mi hermana, Barbisister (poner enlace aquí cuando consiga enseñarle a redactar). Y luego, está ÉL, claro, que tiene hasta su propia etiqueta.


Pues bien, se acercan las Navidades y en mi casa de Barbicity ya nadan entre los espumillones fosforitos que Barbisister ha colocado como tooodos los años. Así que empiezan las llamadas de presión (en realidad empezaron en Octubre).


- Barbi - me llama mi madre - compra ya el billete para el fin de semana del 24 al 26, que te vas a quedar sin él.
- Mamá, voy en tirantes a la calle todavía, tranquilízate. Además, creo que para un finde sólo mejor no voy, es una paliza.
- ¿Que te vas a quedar sola en Navidades ahí sin Heike y sin tus amigas? ¿Tú eres un poquito tonta, no? Anda, tú cómpralo que yo te lo pago.
- Jaaaaa. ¡A ver quién es la tonta ahora!




A mí me parecía un dolor coger dos trenes en tres días para Navidades cuando tengo vacaciones a partir del 30 de Diciembre y voy a irme para allá diez días, pero cuando el espumillón se les mete por las vías respiratorias, no hay discusión. Y dije que vale. Pero como soy de memoria selectiva, se me iba olvidando lo de comprar el billete. Así que mi madre me hacía llamadas de tanteo.


- Hola, ¿Cómo estás?
- Ah, hola, mamá, muy b...
- ¿Has comprado los billetes?
- ...ien. ¿Y tú?




Le prometía que al día siguiente lo haría, pero no sé qué pasa en mi vida que los días se suceden a una velocidad pasmosa, y mira que yo ni me drogo ni nada (aunque a veces parezca mentira). 




Total que el otro día me llama mi hermana.


- Tu madre pregunta que si has comprao los billetes...
- ¡Qué pesada!
- Dímelo a mí, que vivo aquí.
- Dile que sí.
- ¡¡¡¡Mamá!!!! ¡¡¡que dice que sí!!! - así hablamos en casa, de lejos - Barbi, dice mamá que de mañana no pase.
- ¿Cómo sabe que miento si ni me ha oído?
- No sé, yo te había creído. Claro que también te creía cuando de pequeña hacías como que hablabas con Bryan Adams cuando sonaba el teléfono y le decías a tu amiga; "Bryan, ahora no puedo hablar porque mi hermana pequeña está aquí y nos puede oír".




Así que hoy me he acordado que de Madrid a Barbicity sólo hay un tren. Sí, señores, UN TREN al día. Y que falta menos de un mes para la fecha fatídica. Para colmo yo el 24 trabajo, y voy a ir sólo para beber, que por lo visto en mi empresa ese día la gente va porque además de pagarte te dan todo el alcohol que necesites para caer inconsciente. Así que ya he estimado que;


a) Voy a subir completamente ebria al único tren que puede llevarme a casa en Navidad; a ver si el supervisor no me echa a mitad de camino.


b) Unas horas más tarde, mi sufrido padre recogerá lo que quede de mí en la estación de Barbicity y me llevará a casa, donde;


a) Potaré sobre alguna prima.


b) Me quedaré dormida sobre el plato de carne mechada que mi madre me obliga a comer cada Navidad.




Será todo maravilloso y mi madre gritará en algún momento antes de que acabe la noche que para qué coño me dijo que viniera, si yo en realidad le he caído mal de toda la vida. Y yo le diré, si mi nivel de alcohol en sangre me lo permite, que porque tiene edad ya de tener Alzheimer y se le olvida que nos llevamos a matar, y que de hecho el Alzheimer o lo tiene o se lo ha comido, y le miraré el culo y negaré con la cabeza.


Mi padre pondrá los ojos en blanco y se beberá de un sorbo el wishkey, que según él, no hubiera podido sobrevivir tantas Navidades sin él. Mi hermana aprovechará el momento-discusión para decirle a mi prima mediana lo guapa que estoy, y luego la mirará de arriba a abajo, como diciendo "no como tú", porque no se llevan muy bien. Y mi tía, la hermana de mi madre, me defenderá como siempre, y dirá que tengo arte hasta borracha y vomitada. 


Mi perro mirará la escena desde su megacojín, sin alterarse, con cara de sueño, y no se levantará a pedir comida a la mesa, porque sabe que cuando se arma la marimorena en Navidades, nadie le hace caso a él.


Cuando mi madre y yo ya nos hayamos echado en cara cosas de dos décadas atrás y mi padre saque la guitarra para tocar algo de los Beatles, mi hermana y yo sabremos que es el momento de pintarnos el rabillo del ojo y emborracharnos de nuevo para salir por ahí con un modelito sexy pero cómodo, porque somos mucho de caernos borrachas, y cuando ya has enseñado las bragas cien veces por patinar sobre charcos de alcohol en las discotecas, desarrollas un ojo clínico ideal para ir de tiendas y elegir prendas facturadas más por su comodidad con el issue del acoholismo que por su vacía belleza.




Yo abandonaré el coche en cualquier sitio y olvidaré dónde está, para no cogerlo cuando acabe la noche, y obligarme así a volver a casa en taxi o bien en el coche de otra persona (curioso momento pseudorresponsable éste, en el que en realidad estoy tan borracha que no soy capaz de distinguir si mi piloto va o no más ebrio que yo). 


Lo que sí hago es dormir siempre en mi casa cuando estoy borracha. Ya véis que gilipollez, si follar con alguien y luego dormir a su lado mola un montón ¿no? Pues a mí borracha me parece de muy mal gusto y me niego a dormir en ningún sitio que no sea mi cama. Si quieres vamos a lo oscuro en tu coche (en el mío no, no sé dónde está), pero yo a tu casa no voy que no te conozco de nada. Además, dormir juntos es cosa que hacen los novios (esto lo pienso sobria también). Follar no, follar folla todo dios. 


En Madrid todavía podría llevarlo a mi casa, si yo ligara y follara, quiero decir claro, pero en Barbicity un 24 de Diciembre ¿dónde llevo a mi pareja sexual nocturna? A lo oscuro y en coche, no hay otra. ¿Triste? Mucho, pero más triste es querer follar y no poder.




Así que después de la juerga con mis amigas, mi hermana, mi ron legendario y mi pareja sexual aleatoria, volveré con el alba al domicilio paterno, donde mi padre ya estará en planta con el zumo de naranja recién exprimido y me preguntará:


- ¿Qué? ¿Has mojao?
- Sí. - le diré yo
- Ésa es mi niña.


Al rato llegará mi hermana borracha con el rimmel corrío y un tacón menos, se tirará un eructo que retumbarán los cuadros y mi padre sonreirá satisfecho, porque somos los hijos que nunca tuvo. Mi madre se levantará al poco rato, de mala leche y con el ceño fruncido.


- ¿Cómo habéis vuelto a casa, borrachas de mierda?
- Pues eso, borrachas, mamá, borrachas.
- ¡Qué vergüenza!


Y nada, al día siguiente cogeré el ÚNICO TREN de vuelta que hay hasta Madrid, y reza para que no sea el mismo supervisor, porque iré con unas pintas de resacosa que le hará pensar que soy demasiado joven para tener tantos problemas y tanto tormento.


Todo esto pensé mientras hablaba por teléfono con el chico de venta de billetes de RENFE, que era encantador por cierto, cuando me dijo:


- ¿El billete es sólo de ida?


- Nonono, con vuelta, con vuelta. Casi que voy a comprar primero la vuelta y si eso ya te llamo otro día para comprar la ida.



35 comentarios:

  1. Puedo ir a tu casa en Navidad, Barbi? porfaaaaa... ¿puedo, puedo, puedoooo?

    ResponderEliminar
  2. Me he metido tanto en el post que ha habido un momento en el que he empezado a leer con voz ebria todo el post.

    Lo de los hijos que nunca tuvo m'ha matao.

    ResponderEliminar
  3. Si tu padre REALMENTE te dice eso, merece un monumento! Con lo puritano que es el mîo...

    ResponderEliminar
  4. Con lo de "¿Qué, has mojao?" casi se me saltan las lágrimas (de la risa), ¡yo quiero un padre así! (aunque el mío también es mono) ¿Me lo vendes?

    ResponderEliminar
  5. Yo me pego con CMQ si hace falta competir por un hueco en tu casa, eh?

    ResponderEliminar
  6. Mi madre me dijo en nochevieja delante de toda la familia que no perdiera las bragas, que nos conocemos. Si juntamos a mi madre y a tu padre podrían ser unas navidades cojonudas.

    ResponderEliminar
  7. Tu padre si que es un crack!!!!
    feliz navidad jejejeje

    ResponderEliminar
  8. Ah, la madre ibérica, esa figura cthonica que tan pronto te tiene preparada la cena y el pijama como te quiere sacar los ojos por no seguir sus reglas y no comprender que eres SUYO.

    ResponderEliminar
  9. Madreee, que navidad más intensa! Vete con el termo de café ya en el tren y de paso le invitas al revisor. Jujuju.

    ResponderEliminar
  10. ah, el lado oscuro...

    ResponderEliminar
  11. Curioso. A mí me endosan a diez niños al grito de "¡id con el tío Somo a buscar al puto reno de Papá Noel!"

    A lo más que he llegado es a organizar una timba de peleas ilegales de bebés en alguna urbanización remota de las Rozas...

    ResponderEliminar
  12. Me metas a reír. En algunas cosas me siento identificada contigo, pero hostia, lo de tu padre y los hijos que nunca ha tenido, se me oyó en toda la casa (riendo, claro) Bueno, la familia está para reunirse y discutir.

    ResponderEliminar
  13. Ná, las mías son más tranquilas. Después de la cena y las hostias de rigor, sólo queda ir a emborracharse y olvidar las putas lucecitas y la mierda de villancicos. Menos mal que el sitio al que voy es de unos descastaos como yo que no se les ocurriría poner el "Arre borriquito", ni nada por el estilo.

    Por cierto, lo de las hostias no es coña, los dos últimos años ha habido en la cena que hacemos con mis tíos y primos. Quizá algún día lo cuente. Y ya la cena con mis suegros es de traca... El año pasado vi las campanadas con la Belen Esteban, y cuando terminó, en la casa de mis suegros se oyeron aplausos y se vieron lágrimas... Cágate lorito.

    De todas formas, con lo que has contado, cómo no estás deseando ir? No sería lo mismo si no fueras, a que no?

    ResponderEliminar
  14. ¿me puedo hacer fan de mi suegro en facebook?

    ResponderEliminar
  15. Creo que tu padre a esta hora tiene casi tantos fans como tu... ahora nuestras navidades parecerán una mierda en comparación con las tuyas, por lo menos las mías. :)

    ResponderEliminar
  16. Totoro30/11/10

    ah! la familiaaaa (con voz del padrino)... mi family fever es de lo mas sosa... una nochevieja nos comimos las uvas a las 10:00 porque mi abuela se queria ir a la cama y ya esta. Otras se han organizado timbas con centimos y bueno.. por un bote de 25centimos la peña pierde la cabeza que no veas...pero en general somos gente pacifica, eso y que podemos alimentar a medio Haiti si vienen a casa a comer/cenar.
    Barbi, no puedes dejar de ir.. que si no rompes la tradicion!!!

    ResponderEliminar
  17. Anónimo30/11/10

    Para reyes me piso ser TU!!!!
    Que manera de reirme leyendote!!

    ResponderEliminar
  18. A mí me parece un plan cojonudo... y me llevaría a tu padre de fiesta. A tu madre igual y le vendría bien un éxtasis porque te agarra una ola de amor que no veas y como novedad, podría molar. Bien machacadita en la salsa del pavo. Piénsatelo. A veces las drogas son una buena inversión.

    ResponderEliminar
  19. Quiero pasar la navidad en tu casa. Quiero ser hija de tus padres (bueno, me habrían ido mejor a los 20, eso es verdad, pero vaya que los quiero igual). Quiero una hermana como la tuya. Quiero amantes aleatorios. Lo quiero todo.

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajajajaja, me parto con "[..] y mi padre sonreirá satisfecho, porque somos los hijos que nunca tuvo." XDDD

    Qué bien que me viene leer tu blog en la oficina, en días de mierda como today.

    Si tu patriarca tiene tuiter, me hago su folower al instant! ;P

    ResponderEliminar
  21. ¡Me alegra que te lo hayas pasado tan bien estas navidades! Ya contarás la versión oficial cuando se produzca :P

    ResponderEliminar
  22. Que Navidades tan divertidas pintas Barbi!¡ XD... si las mías fuesen así, ya me habría suicidado (y ojo, no es que crea que sean malas, es que no van conmigo, yo soy más de quedarme en casa - en serio, en serio - e irme a les 0.00 a dormir). Pero vaya, ahí donde tú y tu madre os echáis en cara las dos últimas décadas, yo me parto el pecho con las burradas que suelta la mía... y mi hermana ya ni te cuento: las suyas son peores... pero yo les gano a las dos: ni vino, ni cava, ni alcohol, a mi dame agua y te bailo el wakawaka encima de la mesa, jajajaja... lo que hace la familia.

    En fin, guapísima, cuidado con las borracheras, que son muy malas para el hígado... y también para la reputación en Facebook: quien no tiene una foto en la que sale haciendo "eses" en un habitáculo de 1x1?¿ (pues yo, que para algo reniego de Facebook!¿ ^^). Hasta pronto

    ResponderEliminar
  23. Antológica esta entrada, de verdad! De las que volveré a leer una y otra vez hasta que sea capaz de recitar todo el texto sin mirar y sin reírme cada tres palabras...

    Mola mogollón tu familia! Podrías hacer negocio alquilándonos en algunas fechas concretas. Yo pagaría.

    Un beso, Barbi!

    ResponderEliminar
  24. Me ha gustado la entrada.

    Me ha puesto también un poco triste, no sé por qué. Creo que las navidades me ponen triste.

    ResponderEliminar
  25. ¿Te imaginas que no vas y te pierdes el conocer al revisor del tren que resulta ser igualito a Antonio Resines?

    ResponderEliminar
  26. Tantos comentarios dorándote la píldora, y la verdad es que estoy de acuerdo, escribes de tal manera que es muy fácil querer estar en tu piel.

    Me ha encantado la entrada, y es que hay frases que son épicas!

    ResponderEliminar
  27. "La familia junta", que decía mi padre. Debía ser para poder sacarnos mejor los ojos que criticar a la espalda está feo.

    Yo este año la pasaré con la familia de "mi santo", que son cristianos evangélicos, cantando villancicos con una guitarra alrededor de la chimenea y viendo cómo mi suegra se taja como un piojo. ¿Me la cambias?

    ResponderEliminar
  28. Barbi, deja ya de enseñar las bragas al tumtum en Navidad!!...

    es que me pongo celoso, joer

    ResponderEliminar
  29. Pues oye, tu Navidad pinta de lo más tranquila y en familia, como está mandao!!!

    ResponderEliminar
  30. ¡Por diosssssss!

    ¡Preséntame a tu padre!... (si a tu madre no le importará a estas alturas muhé)

    ResponderEliminar
  31. Quiero un padre como el tuyo. El mío se dedica a ponerse borracho y a perder apuestas, acabando en mas de una ocasión en tanga junto con algún tío mío, y conmigo dándome cabezazos contra la pared por ser tan desgraciado.

    ResponderEliminar
  32. Lo dixo: Feliz Pre-Navidad!

    ResponderEliminar
  33. Estoy en un curso infernal de miles de millones de horas en el que me están contando cosas que ya sé, y aprovechando el hecho de que tengo interné, me he dicho: "Pues voy a leer a la Barbi, a ver qué me cuenta"... Y creo que se me ha notado un poco que no estaba a lo que tenía que estar cuando he empezado a soltar risitas, pero estoy segura de que he dejado claro que el curso me interesa un soberano zurullo cuando he soltado la carcajada padre al leer eso de "se tirará un eructo que retumbarán los cuadros".

    Si es que soy vasca, y estas cosas tan de vascos me causan gracia...

    ResponderEliminar
  34. Julián4/12/10

    Una vez más: ¡Tu padre es un crack!

    Y sí, toda la razón, "más triste es querer follar y no poder".

    Por cierto, lo reconozco, me has pillado oyendo precisamente a... Bryan Adams.

    Ay, qué bonito y tradicional el etilismo navideño.

    ResponderEliminar
  35. Mira que me gustas tú... Pero tus padres me encantan!!! jajajajjaja


    Un besito!

    ResponderEliminar

Intentemos no pegarle demasiadas patadas al diccionario... pobrecillo.