23/11/09

Simple Life III

Después de presentaros a Patrick y a Kosmos, hoy os traigo a Njörg.

Poder:

  • Vivir en una cabaña en la Antártida donde en un kilómetro a la redonda sólo hay nieve y árboles. Desde los ventanales de mi habitación, puedo ver osos polares rascándose contra los abetos.

  • Mi cabaña es calentita y luminosa y la comparto con Njörg, un chico islandés que ingresó en el programa de protección de testigos y al que tengo que acompañar y custodiar un número de meses que ambos desconocemos. Pero me pagan bien, y Njörg me hace reír tanto que me dan ganas de pasarle la mitad de mi sueldo.

  • Njörg y yo pescamos en Río Grande un montón de truchas que luego cocinamos en nuestra cocina súperequipada. De postre siempre tomamos helado Ben and Jerry´s -que el programa de testigos protegidos nos los suministra puntualmente-.

  • Tenemos tres perros huskies para que tiren de nuestro trineo y nos lleven de un lado a otro. Se llaman Billi Joe, Mike y Al.

  • Njörg nunca me habla de por qué es un testigo protegido ni yo hago preguntas. Yo tampoco le cuento que me metí en ese curro porque estaba hasta el culo de poner cocacolas en los aviones.

  • No tenemos muchos amigos, sólo un par de parejas en la aldea más cercana que creen que somos un matrimonio. Njörg me pone ojitos cuando están delante y me dice cosas como "I love you so much, honey". Yo le beso y él se ruboriza, entonces la gente cree que es border-line.


  • Nos ponemos post-it por cada objeto de la casa, con su nombre en español y en islandés, aspiramos a enseñarnos nuestros propios idiomas para no hablar en inglés todo el rato.

  • Nos emborrachamos de vez en cuando mientras jugamos al Scrabble. Yo me río de él porque tiene faltas de ortografía y le gano siempre. Él borracho es aún más gracioso que sobrio.

  • Yo me comunico con el exterior sólo a través de correo ordinario; él no se comunica con nadie. Estamos aislados, pero en realidad no nos importa.


  • Me encanta ponerme toda esa ropa gordita y pelusona e ir en mi trineo hasta un pueblito cercano, donde ponen películas en versión original.


  • En verano, cuando todos los días tienen 24 horas de luz, me vuelvo un poco loca y le grito a Njörg cosas como "quién eres? por qué eres verde? Dónde estoy?" y además no sé cuándo dormir, pero ya tengo experiencia en eso, me digo que el jet lag de antes era igual de puteante.

  • En invierno, cuando todos los días tienen 24 horas de oscuridad, me dedico a dormir doce, las otras doce las reparto entre leerle libros a Njörg, hacer de comer cosas ricas y tejer.

  • No sabemos cuánto durará nuestra estancia en la Antártida, pero sabemos que no será para siempre, así que no nos agobiamos por eso. Vivimos cada día como si fuera el último.

Dedicado a BH, claro.

18/11/09

Post pre-post

Hace casi una semana que no actualizo, pero es que estaba liada con un post que lleva un montón de vídeos (que terminaré colgando algún día) pero se me resisten muchos. No están en youtube ni en ningún sitio y me parece fatal, porque son vídeos necesarios para la memoria histórica de este país, como por ejemplo el anuncio de los 80 de "tú pasa el pronto y yo el paño". Increíble, pero no tengo manera de encontrar el puto vídeo. Ya podéis imaginar el post que preparo. Canelita en rama.

Sin venir a cuento, os diré que mañana me voy a Venezuela. No quepo en mí de gozo. Me gusta tanto ese país! No paro de hacer cosas nuevas cada vez que voy. Es un no parar. Llego al hotel, me duermo, me levanto, me asomo a la ventana, veo a la gente tirotearse, me duermo, me levanto, me bajo al hall del hotel, me asomo a la calle, evito dos o tres veces que me roben, entro de nuevo, me tomo una coca-cola... vamos, que llega la hora de volverme a España y monto unos dramas...

Aún no sé dónde pasaré las Navidades ni el fin de año. Seguramente me manden a pelarla al Caribe, que no te das ni cuenta de que es Navidad si no fuera porque ponen algunos papá noeles por las calles... que creo que se sienten un poco desubicados, tan vestidos con el calor que hace. Aunque lo peor que pueden hacerme, es dejarme en Madrid para madrugar al día siguiente. Ahí, me dejan sin opciones, porque mis amigas han huído a sus ciudades y a mí no me da tiempo a bajar a casa, con lo cual, me quedaría en el piso sola (mis compis no sé qué harán, pero no creo que se queden -porfavorquenosequeden-) y dando mucha pena.

Pero no me vengo abajo! sé que algún día encontraré el curro de mi vida, con mis horarios de humanos, mis compañeros de todos los días, mi sueldo normal pero fijo... esas cosillas que parecen que no tienen nada de especial pero que yo no tengo hace años Y QUIERO YA. Estoy empapelando España con mi CV, de hecho, puede que algunos os lo encontréis en el parabrisas de vuestro coche.
Si me llaman para una entrevista, le lloraré al de RRHH, le contaré que yo sólo quiero no tener que hacer una maleta más en mi vida, que quiero echar raíces... bueno, esto puede que no funcione, así que ya voy preparada para ofrecerle sexo desenfrenado, eso no puede fallar, no? (excepto si es gay o una mujer hetero o, aquí ya estoy abadonada a mi suerte).

Os dejo que tengo que hacer la maleta para mañana y no quiero que se me olvide nada. Sobre todo el antibalas, eso no me puede faltar.

10/11/09

SPM

Justo debajo de mi casa hay una puerta verde que, siempre que entro y salgo del edificio, me pregunto qué será. No hay carteles ni luminosos. Hoy he visto salir gente y he mirado dentro, parecía una papelería. Como tenía que mandar un fax a la compañía, he entrado.

Es una papelería repleta de cartulinas de colores, papel charol, papel cebolla, agendas, cuadernos, libros, bolis, rotuladores de todos los colores... No había un hueco en blanco en la pared. Era un sitio acogedor, estaba calentito. Tras el mostrador había una mujer gordita y alta que leía un libro muy viejo, y se secó las lágrimas al verme entrar. Se ha incomodado ligeramente y me ha sonreído.

- Perdona, estoy de un tonto... el síndrome premenstrual me hace llorar con todo!
- Anda, como a mí!

Me ha mirado con media sonrisa. Me ha caído bien desde el primer segundo, no podía dejar de mirar cómo se movía, colocando el libro en un cajón del mostrador, cómo se ha vuelto hacia mí. Tan grande, tan gordi, tan abrazable.

- ¿Qué necesitas? - me ha preguntado.

Y me han entrado ganas de sentarme junto a ella y decirle:

- Ay, amiga, necesito tantas cosas... para empezar me gustaría un lugar fijo del que sentirme dueña, sentir que pertenezco a algún sitio, y que desaparezca esta sensación de desarraigo, de no saber cuál es mi hogar.

En vez de eso, le he dicho:

- Mandar un fax.

Ella me ha mirado a los ojos, con una expresión comprensiva, como si entendiera lo que pensaba, no lo que decía. Sus ojos aún estaban vidriosos.

- Dame el número.

Y me han dado ganas de decirle;

- Te doy el de mi móvil y el del fijo, por si no me encuentras en uno, me llamas al otro, sin problemas.

Pero en vez de eso, le he dado el número de la compañía.

Mientras el fax se enviaba hemos hablado del SPM, lo extraño que es, y lo susceptibles que somos algunas mujeres a cambiar de un momento a otro mientras lo sufrimos. Lo mismo lloriqueas, que ríes, que odias. Lo mismo sientes que tu novio ya no te quiere y que tu relación es la peor del mundo, que te miras al espejo y te ves más fea que nunca. Por otro lado, te puede invadir una felicidad infinita si ves que han subido a seriesyonkis el último capítulo de The Office.

Sólo dura unos días pero son días de montaña rusa, que te hacen comportarte como una completa esquizo. Ella me ponía ejemplos de sus desvaríos, y yo le ponía ejemplos de los míos.

- Yo sería capaz de apedrear a mi marido cuando me dice que estoy insoportable esos días.
- Yo seré capaz, cuando tenga marido.

- Y lloro viendo vídeos ñoños de youtube.- me dice.
- Yo lloré ayer viendo por enésima vez el vídeo de Christian el león.

- Pero sabes lo que no me produce ni frío ni calor en estos días?
- El qué?
- Los niños.
- Ni a mí!!!

Nos hemos reído tanto, que no nos hemos dado cuenta de que el fax ya se había enviado hacía eones.

- Bueno, parece que esto ya está. - me dice.
- Sí.
- ¿Vives por el barrio?
- Justo aquí arriba.
- Ah! Pues nunca te vi.
- Ni yo sabía que esto era una papelería! Y llevo ya dos meses viviendo aquí. Es que soy despistadilla.
- Yo con tu edad lo era, pero ahora mucho más.
- Eso va en aumento?
- Me temo que sí.

Al darme el cambio, ha dudado un momento antes de decirme;

- Me recuerdas mucho a cuando era joven.

Yo he sonreído, mientras pensaba "pues a mí me ha dado la sensación de estar hablando con mi YO de 2020.

8/11/09

Patty y Selma


Con todos vosotros, compañeras de piso.:

Patty y Selma


Creí que eran "odiadoras de hombres" porque a ambas las dejaron dos capullos por otras sendas dos mujeres, pero con el tiempo me he dado cuenta de que no los odian tanto. Más bien, no pueden vivir sin ellos. Qué cosas.

Con Patty hablo más que con Selma (bueno más bien habla ella) porque coincido más. Selma curra mucho y cuando está no habla demasiado. Ahora, eso sí, me pone al día de su parte médico puntualmente. Creo que no hemos hablado de otra cosa que de su historial hospitalario. Siempre tiene tos, anginas, anemia, alergia y así hasta el infinito y más allá.

Patty es mayor que nosotras, pero se cuida muy mucho de que no adivinemos su edad (yo, que he sumado dos y dos por todo lo que habla y cuenta, calculo que tiene 46 ó 47) y es peruana. Aunque lleva tantos años aquí que está españolizada.

Patty es una mujer especialita. No quiero reírme de ella, sino con ella, porque es buena... pero es que a veces me lo pone muy difícil. ¿Sabéis lo que me costó hacerla entender que la película "Casino" estaba rodada en una fecha pero ambientada en otra diferente? No lo entendía! Y así es con todo: electrodomésticos, argumentos de películas, instrucciones de uso de cualquier cosa, burocracia, etc. Se ha hecho Barbidependiente, me llama para dudas de cualquier tipo. La última:

- Barbi, tengo que rellenar un formato.
- ¿Un formulario?
- Eso.
- Bien, dime.
- ¿Dónde pone "nacionalidad" qué pongo?
- ¿Tienes la nacionalidad española ya?
- Sí.
- Pues puedes poner española.
- Pongo peruana, no?
- ... emmm no, nena, pon española, es mejor para esto.
- Pero soy peruana en realidad.
- En tu corazón, hija, en tu corazón, pero ahí no te preguntan que de dónde te sientes, sino qué nacionalidad posees.Y si tienes la esp...
- Entonces, Barbi... qué pongo?
- ESPAÑOLA.
- Pero cuando me vean... no parezco española!



A Selma la saca de quicio, no para de quejarse de que Patty esto, Patty lo otro. Yo me callo, porque sé que es que la mujer es así. No hay más.

Patty por su parte se me queja de Selma. Selma me ha dicho esto y lo otro. Tienen un pique entre ambas asombrosamente estúpido, se van poniendo trampitas por la casa, un día habrá una desgracia! El otro día Patty me viene completamente mojada del baño y me dice toda cabreada:

- Barbi, luego me dices que soy exagerada! Mírame!
- ¿Qué te ha pasado? - Intento no reírme.
- Selma ha puesto el teléfono de la ducha colgado e inclinado hacia fuera, hacia mí, y cuando he abierto el grifo MIRA CÓMO ME HE PUESTO!
- JAJAJAJAJ
- ¿Te ríes?
- No, era tos, cof cof...
- ¿Ves cómo me pone trampitas?
- No creo que lo haya hecho queriendo.
- Yo sé que sí.

Y se va muy digna a secarse la ropa.

Selma se queja de otras cosas:

- Barbi, mira qué fuerte, Patty me ha traído los pájaros a mi habitación y está todo lleno de plumas.
- ¿No le dijiste tú que lo hiciera?
- Sí, si llovía. Pero hace sol!!!
- Se habrá liado. Ya sabes que ella se lía.
- Lo hace queriendo!

Yo, que tengo deformación profesional, apaciguo los ánimos cuanto puedo, pero a veces me hacen combustionar.

Patty habla tanto, tanto, y taaan lento, que me hace hervir. Y lo peor es que no dice nada! Y siempre espera a que esté leyendo o con el ordenador o viendo una serie.

"Barbi, ¿sabes qué es lo mejor y más sano para echarle a las comidas? Pues por tu cara creo que no lo sabes, pues bien, ya te lo digo yo aunque no preguntes. Lo mejor y lo más sano para echarle a las comidas, Barbi, es... nunca lo adivinarías, porque es algo que es difícil de encontrar. Yo voy al herbolario de al lado del locutorio, allí siempre tienen. Te lo recomiendo. Bueno, para no dejarte con la intriga te diré que lo más sano y además natural! es ... EL SÉSAMO... >.< qué te parece, Barbi, eh? ... Barbi? Me escuchas? Hola?"

4/11/09

Un viaje de lejos

Lo bueno de la privatización es que ya puedo deciros que Kirikiristán es Bangladés y Kulunguelé es Uganda. Os pongo un mapita.


(mapita)

Eso pequeñito es Bangladés, al sur de Bután y al este de la India. Fui en una compañía árabe hasta Qatar como pasajera. Cómo mola ir de pasajera en los aviones!! Te sirven la comidita, la bebidita, puedes dormir, ver pelis, ver el despegue y el aterrizaje por la ventana... aunque luego te hacen esperar colas y también esperar en una cinta para recoger tu equipaje. Ya.

Luego fuimos de Qatar a Bangladés, otro vuelo superlargo. Yo dormí todo el tiempo, incluso me dormí en la escala de Qatar mientras mis compis hacían cosas de mujeres como retocarse el maquillaje y hablar de marcas de cremitas. Como íbamos sin uniforme, yo iba sin maquillar y no tenía nada que retocarme ni ninguna marca de cremita que aportar, así que me dormí en los bancos del aeropuerto con las piernas sobre mi maleta para que no me la robaran.

Leí que Bangladés era el país de los tigres de bengala, así que mi madre me dijo que no cogiera por esa parte. Sabios consejos los de una madre.

Me sorprendió mucho el tráfico en Dhaka. Era muy heterogéneo. Bicis con asiento detrás, coches, tuc-tucs, motos, autobuses... todos juntos, adelantándose unos a otros. Claro, como todo el país es un atasco en sí, nunca vas a más de 15 por hora, así que cualquiera puede adelantar a cualquiera.






Y vale que conducir en este país no entrañe ningún riesgo porque los atascos hacen que nunca alcances una velocidad peligrosa, pero eso sí, los golpes están asegurados. De hecho, nosotros íbamos en una furgo que racaneamos al director del hotel, con conductor y todo, y nos dieron un golpe por detrás. Nuestro conductor se bajó con una sonrisa y el otro conductor hizo lo mismo, hablaron, se dieron una palmadita, miraron el bollo y se encogieron de hombros. Es lo más increíble de todo, en este país NADIE se enfada con NADIE. Sonríen todo el tiempo, es increíble, cuanto más pobres eran más sonreían. Tras el vistazo al bollo y la conversación animada en mitad del atasco, cada uno se fue de vuelta a su coche y aquí no ha pasado nada. Si total, nadie tiene seguro!



Los bangladesíes conducen con una mano en el volante y otra en el claxon, al principio es irritante, pero luego te acostumbras porque no son violentos ni pitan con rabia, sólo se avisan entre ellos de que van a pasar sí o sí y el que llegue antes llegó, y el que no, se lo toma con una sonrisa. No combustionan, no se enfadan, no discuten, nada.

Son calmados hasta este punto. Es supernormal encontrarte esto.

Fuimos a un centro comercial que era un horror, pero al menos no era de arcilla y lata. Mirad qué maniquíes.


Estos saris son muy de "gente pudiente", normalmente la gente de a pie va más bien así:


                              
   

Estuve en la capital, Dhaka, y si allí están poco acotumbrados a ver occidentales no me quiero ni imaginar en ciudades más pequeñas y alejadas. Íbamos por la calle y nos rodeaban sin ningún tipo de pudor, nos miraban, nos sonreían, aprovechaban cualquier excusa para tocarnos, pero ante todo demostraban respeto. Sin embargo la sorpresa y la curiosidad, a veces, eran más fuertes que ellos y acababan haciéndote el corrillo e intentando chapurrear preguntas en inglés.

Por pura casualidad, acabamos en un recinto donde se estaba grabando un videoclip de Bollywood, protagonizado por una tía que allí era como aquí Bisbal (un horror, pero famosísima). Era un poco diva, y se ofendió muchísimo cuando los cámaras, seguratas y bailarines se vinieron corriendo a hacernos el típico corrillo bangladesí a nuestro alrededor y a pedirnos fotos. Os cuelgo el baile superhortera que hacían.

La de amarillo es la Chenoa, digamos.

Bailaban como el culo pero, oye, es Bollywoodiano y allí todo lo colorido y lo dorado en movimiento, enamora. Como podéis ver, la más rellenita es la más famosa, porque allí las rollizas se ven poquísimo y están muy cotizadas.

Me gustó que, al igual que en Marruecos o India, en la calle los hombres van de la mano. A veces sólo agarrados por los deditos, a veces la mano completa, incluso cogidos del brazo. Durante los vuelos a Uganda, donde llevamos a soldados bangladesíes para que de allí fueran en helicóptero hasta el Congo a misiones de paz (ya imaginaréis la paz que iban a poner en el Congo estos pobres), me harté de hacer preguntas sobre sus costumbres a los que más inglés sabían y sobre este tema no podían creer que en Europa no fuera así.

Por otro lado, los soldados que llevábamos nunca habían visto un avión, imaginad la que liaban para abrir las puertas de los baños y hasta para abrir las comidas. Las puertas de los baños son abatibles, es decir, empujas suavemente tal y como te indica el cartel de EMPUJAR/PUSH y se abre, plegándose sobre sí misma y quedando a un lado. Pues bien, encontrábamos las puertas sacadas de sus goznes! Menos mal que llevábamos mecánico a bordo, porque aterrizar con las puertas sin asegurar podría haber supuesto un montón de puertas voladoras por medio de la cabina. Yo terminé aprendiendo a encajarlas, pero pesaban mucho y me cabreaba.

- PUSH!!! EMPUJAR!! Arrancar NO!! -esto acompañado de gestos. Me miraban alucinados, sin saber muy bien por qué me enfadaba con ellos, pero la mayoría sólo hablaba bangladés y nunca lo supieron-.

Pero el cabreo me duraba dos segundos, el tiempo de acordarme de que iban directos al Congo y no por convicción y/o motivados por vocación o por principios, como la mayoría de soldados de países desarrollados, sino por necesidad, por dinero, para alimentar a sus familias. Podrían tener miedo a lo desconocido -seguro- pero era tan fácil hacerlos sentir bien con cualquier atención, que te quedabas blandita y triste.

Cada vez que desembarcábamos en Uganda a los 300 soldados de cada vuelo, me daba bajón. Es chungo saber que, de todos ellos, volverá sólo una parte. Misión de paz, se llamaba.

Al llegar a España, después de dos semanas viendo miserías sin parar, niños pidiendo comida por las calles, gente sin zapatos, con la ropa sucia y rota, niños trabajando por la calle, como este pequeño

                                  
                                           
A mí me ponen ese peso en la cabeza,
y lo último que hago es sonreír y ser amable.
Pero mira él.
Espero que en unos años no se lo lleven al Congo.


después de todo esto, llego a España, vengo a Barbicity, y mi madre se me queja porque está más gorda; mis amigas montan un debate sobre si seguir yendo al pub donde vamos siempre porque no tiene nunca papel en el baño; mi abuelo se cabrea porque su equipo ha perdido, y leo en el periódico que un barbiciteño ha matado a otro por un pique en la carretera.

La humanidad me da vergüenza. Yo misma, me doy vergüenza a veces.

Da todo un poco de asco, verdad?

3/11/09

Primer post en clandestinidad!

Aún estoy de luto por la privatización de mi blog, pero me he dicho que la vida sigue, que tengo que levantarme de la cama y luchar, porque la vida es bella y el sol brilla. Y los pájaros pían.

El caso es que me da pena toda esa gente que por yo no saber muy bien quienes eran, no han podido entrar. Por cada invitación que mandaba descartaba a mucha gente por el simple hecho de que no me sonaban, y la verdad es que ha sido una mierda.

Al final me he reservado invitaciones para los rezagados o para el futuro, que nunca se sabe. Puedo conocer mañana a Resines y querer invitarlo a que me lea, necesito invitaciones de sobra! Nunca sabes cuando puedes conocer a Resines. Puede ser hoy, puede no ser nunca.

Bueno, a lo que iba; en mi curro, ya he contado a veces que te contratan seis meses, para echarte otros seis, y volver a cogerte pasado ese tiempo, hasta que estés arriba en el escalafón y te hagan fija. Yo no tendré paciencia para eso, ni quiero dedicarme a esto toda la vida, por lo que ser fija en esta compañía o en cualquier otra siempre me la ha traído al pairo. Aún aspiro a encontrar un trabajo normal, que te paguen menos pero te tengan contratada siempre y que además, no te pongan partes por el grosor de tus medias. Os cuento esto, porque en el momento en que me acabe este contrato, hago público de nuevo el blog.



Salud!

2/11/09

Hola, hola

Probando!

Meseoye?
Mesescucha?

Aún sigo liada con las invitaciones, pero creo que ya podéis leerme algunos, no?

1/11/09

:(

He estado haciendo pruebas con esto de la privatización, necesito que me mandéis un mail, para poder invitaros.

Mi cuenta es barbijaputa@gmail.com, identificaros en el mail, y poned vuestros blogs, si los tenéis, para saber quién sois!

Me temo que no puedo invitar a todos los que quiera, está limitado. Además, si invitara a todo el mundo, podría estar metiendo en el blog al que me localizó, y estaríamos en las mismas.

Por favor, que nadie se enfade si no está invitado. Esto me jode más a mí que a cualquiera, ya lo debéis suponer. De todas formas, supongo que será un tiempo, no para siempre.

Sigo triste. Vaya mierda. Os voy a echar de menos. Siempre he dicho que lo mejor de este blog, era el buen rollo entre el mogollón de comentaristas... sois muchos y muy diferentes, pero siempre respetuosos entre vosotros y conmigo. He tenido mucha suerte...

Vaya mierda.