21/12/08

Canciones que me fascinaron

He aquí el comienzo de una saga que etiquetaré como "Si tuviera vergüenza, me avergonzaría".

El primer post de esta saga sin fin es de canciones muy chungas que en algún momento de mi vida me han gustado mucho (desde que tengo uso de razón hasta hoy). Más adelante colgaré otros posts sobre famosos que me ponen sólo a mí o de películas que me enamoraron aun a sabiendas de que eran ñordos...

Agarraos que empiezo:

1. Camela; "Marioneta de su vida".



"...no vivas en un sueño, de muchas apariencias y poco sentimiento..."
SUBLIME.
Me tenían enganchada allá por 1993.

2. Isabel Pantoja; "Hoy quiero confesar"


Ella es un poco odiosa (vale, es gaseable), pero a día de hoy me sigue gustando esta canción.

3. Sin with Sebastian; "Shut Up"


En estilismo un 10. Recuerdo que mi madre me decía; "deja ya el cuchará!" Y yo, no mamáaaa, es shut up, en inglés.

4. Take That; "Everything changes but you"



Yo siempre fui muy de Robbie Williams.

5. Luis Fonsi; "No me doy por vencido"



Y vosotros diréis, oye, esta canción es nueva! Y lo es. La que es chunga a los 12, lo sigue siendo a los 28.

6. Minerva; "Estoy llorando por ti"




Toma que tomaaaaa.... Minerva está llorando por ti y por cosas de ayer.

7. OBK; "Historias de Amor"



No me digáis que no tenéis flashbacks escuchando esto.



Continuará.
(Próxima entrega; "Famosos que sólo me ponen a mí")

18/12/08

Manifiesto

En realidad no es el clip oficial, pero está tan currao, que ya no le hace falta otro.

8/12/08

Embarque Vs Carrefour

Imaginaos el embarque a un avión con capacidad para 300 personas, cada uno de su padre y de su madre, hablando un idioma diferente, donde todos sabemos que el vuelo va a durar 12 horas, ánimos caldeaditos, unos con miedo, otros con sueño, otros con hambre (los más peligrosos) y el resto, simplemente, con ganas de dar por culo.

FAQ en estos vuelos son:

"Señorita, ¿puede colocarme ahí arriba esta maleta de 150 kilos que me han dejado pasar como equipaje de mano?

(Me encanta ésta, sobre todo la cara que ponen cuando me llevo la maleta para que la bajen a bodega).

"Señorita, ¿puede traerme cualquier cosa de comer mientras despegamos y no?"

(Claro, a usted y a los otros 299. Ahora mismo os hago unos sandwiches)

"Señorita, ¿puede decirle al de delante que no se eche tan para atrás, que me da en las rodillas?"

(Bueno teniendo en cuenta que está a 10 centímetros de usted, creo que ya se ha dado por enterado)

Variante; "Señorita, ¿puede decirle al de delante que no se eche tan para atrás, que me da en las rodillas? Es que no sé chino".

(Lo haré, pero por señas, igual que podría hacerlo usted, maldito maderfaquer)

"Señorita; en mi asiento hay otra persona sentada".

(Seño seño, un niño me ha quitado mi sillita!)

"Señorita; ¿puedo invitarla a un vinito al llegar?"

(Éstos suelen haberse bebido una bodega antes de subir al avión)

"Señorita; Huele a humo"

(No se preocupe, no es el avión, soy yo)


Un embarque para un transoceánico dura un mínimo de dos horas. Dos horas de pisotones, gritos, golpes, discusiones y llantos de niños... y todo sin dejar de sonreir, con el maquillaje intacto y la camisa por dentro (la camisa, en mi caso, misión imposible).

Todo esto viene porque ayer por la tarde cometí el fallo de ir a Carrefour a hacer la compra. Creí que un domingo en mitad de un puente no habría nadie. La gente se va al pueblo, a la sierra, a la mierda... no sé, pero no al Carrefour!

Yo soy más pro-mercadona pero estaba cerrado y no había en casa lo suficiente para pasar el puente. No había opción posible ni marcha atrás, allí estaba yo en el flujo de carritos, con cara de desquiciada y ganas de llorar.

Toda la ciudad estaba allí. Había familias enteras sin siquiera carro de la compra , paseando!! Ancianos refunfuñando, niños gritando y llorando, extranjeros haciendo cosas de extranjeros, matrimonios discutiendo, kinkis en chándal, pijos con náuticos, hippies fumados, adolescentes robando... era como un embarque a Sudamérica! y yo, que tengo deformación profesional, dejo paso y sonrío, dejo que se me cuelen y sonrío, me pisan y sonrío, no pregunto a la dependienta dónde están las cosas porque la veo cabreada, ida y peligrosa, y sonrío. Cuando llevaba dos horas y sólo la mitad de las cosas de la lista, me dieron ganas de llorar y de huir. Llamé a mi madre.

-Mamá, ¿puedo volver a casa sin los pistachos, que no los encuentro?
-No, pregunta dónde están.
-No... prefiero buscarlos por mí misma, creo que los dependientes han sido poseídos.

Diferencias obvias: que al terminar pude volver a casa en vez de tirarme doce horas más encerrada con toda esa gente, como impepinablemente pasa en un embarque, y que no salgo a comprar con camisa por dentro y maquillaje (ni a comprar ni a ningún sitio). Por lo demás, fue la misma pesadilla.

Viva Mercadona los lunes por la mañana!
Viva los aviones de 50 plazas!

5/12/08

Independencia o la posibilidad de que es que yo no tengo ni puta idea

Creo que en España crecemos con la idea desde pequeños, influenciados por los medios de comunicación y la manía costumbrista, de que los nacionalistas son malos, son hombres del saco que odian España, y nos tragamos esos prejuicios sin ponerlos en cuarentena. Tanto mal nos hacen a los no nacionalistas para forjarnos una opinión de los nacionalistas como viceversa.

Yo sé la respuesta que dará el 80% de los andaluces si son preguntados acerca de los vascos y, sobre todo, acerca de los catalanes (curiosamente este 80% suele ser el porcentaje que jamás ha vivido fuera de Andalucía). Y sé que no será una respuesta positiva. Lo sé porque soy andaluza y porque he crecido allí. Quien diga que los andaluces aman a los catalanes, miente. En el resto de España, sé por experiencia que tampoco son adorados en altares, pero bueno, prefiero hablar de lo que he vivido toda mi vida. Lo que sí es aplicable a cualquier región es la cantidad de prejuicios que llevamos a cuesta que, vistos desde fuera, asustan.

Cuando hace unos años me trasladaron a Cataluña, me alertaron con historias para no dormir sobre lo que me esperaba;

"Si no les hablas en catalán, ni te miran a la cara".
"Son muy cerrados, son estúpidos".
"Prepárate, lo vas a pasar mal".

Llegué enrabietá, dispuesta a pelearme con quien me negara el derecho a expresarme en mi lengua y dispuesta a ir con pies de plomo con ellos.

Pero al llegar nadie me miró mal ni se negó a hablarme en castellano. Viví casi un año y nadie me criticó o me impuso sus ideales. Resultó que no sólo no eran estúpidos o cerrados, sino que me hicieron ver, sin pretenderlo, lo equivocada que estaba y la de prejuicios que llevaba encima, como una verdadera cateta.

Y cuando me apunté a clases de catalán e intentaba dirigirme a ellos en su lengua, notaba el agradecimiento en su trato y la sonrisa boba que se les quedaba. Cataluña no se corresponde con la imagen que los políticos dan en los medios de comunicación. (Cierto es que tiene que haber de todo, pero con eso ya contábamos).

Con respecto a aprender catalán diré que no entiendo cómo la gente se va a vivir a Londres para aprender inglés y luego no aprovechan el ser destinados a Cataluña, por ejemplo, para aprender catalán. Y no sólo eso, sino que mis propios compañeros no catalanes me miraban como si llevara las bragas en la cabeza cuando se enteraban de que quería aprender. Si esto no es por un prejuicio mamado desde pequeño, que me expliquen lo que es.

He visto cientos de veces, además, como un pasajero ha pedido "suc de taronja" y el compañero españolito de turno ha fruncido el ceño como si le hablaran en chino, para hacérselo decir en castellano, cuando sabía perfectamente que significa "zumo de naranja". Y lo de que lo he visto cientos de veces cosas como ésta no es una exageración.

Sé que no todos quieren ser independientes, eso me quedó claro. Pero ante la duda, ¿qué hay de malo en un referéndum? ¿Por qué esas ánsias de retenerlos? ¿Es cuestión de dinero o de cojones?


Con los vascos pasa igual. ¿Por qué no se les da la oportunidad de que decidan? No entiendo de verdad qué beneficios puede tener hoy en día la independencia, pero si es lo que quiere el pueblo, por qué no dejar que voten y elijan?

¿Por no ceder ante ETA? No se trata de eso, a la vista está, porque no hay un homólogo de ETA en Cataluña y tampoco han conseguido la independencia.


¿Es por el: "Y luego querrá ser independiente Andalucía y luego Galicia..."? Por el eterno "España se rompe"? No me lo creo, el que quiere ser independiente no lo desea de buenas a primeras, es algo que se gesta durante muchísimos años, que va en el carácter de un pueblo y en su historia. Y aunque fuera verdad y un referéndum dijera Sí... qué problema habría? Cada cual sabrá sus cuentas y si les compensa. ¿Que se rompe el reino de España?... sería una pena relativa, pero ¿no es mejor eso a vivir así?, ¿con miles de personas a disgusto?, ¿ser de un país del que uno no se siente por obligación, de tener durante décadas una banda terrorista con miles de muertes a sus espaldas? ¿Es mejor así?


Estamos aquí dos días, y los dos los pasamos entre disputas. Que no tuvimos cojones siquiera de ponerle letra al himno porque todos tenían algo que objetar.

Igual es que soy joven y aún no lo entiendo, como me han dicho varias veces.

3/12/08

El Internado y sus circunstancias

Me gusta "El Internado", partamos de esa base.
Vivo enganchada a esta trama (cuyo final seguro que es un truño) porque está súper currao. También es cierto que a veces paso acojone, pero son las menos.

Además de esto, hay una razón oculta de porqué me gusta tanto.

Y vosotros pensaréis; claaaro mona, quizás por...
¿Este alumno?;


(Pues no, listillos)

¿O tal vez, este otro?:

(menos aún)

¿Y el profe?:


(No... además a éste ¡atención spoiler!; ya se lo cargaron)
.
.
.
Una vez más, sé reconocer que tengo el gusto perdío, pero una vez más, me da igual. Y aunque mis colegas se ríen de mí; el verdadero motivo oculto de mi enganche es:



Fermín, el cocinero del internado.


(Ahorraos el chiste fácil de "tú sí que estás para internarte").

1/12/08

Bella (Bello tú)

Anoche fui al cine. No sabíamos qué ver; la que no había visto uno, la había visto el otro... Pero como estábamos en Sevilla, y el cine donde fuimos tiene 20 salas (donde yo vivo hay sólo un cine con 6), había donde elegir. Y nos decidimos por ésta, para ser sinceros, sólo porque la foto es entrañable: Se llama Bella.



Por la portada y porque me encantan las barbas, ya lo sabéis.

La película me encantó, pero hubo diversidad de opiniones. Desde "vaya bodrio nos han colao" hasta "ya está dentro de mi lista de películas favoritas" (ésa fui yo).

Está basada en una historia real, y aunque no estoy de acuerdo con el mensaje antiabortista subliminal, no es motivo para que deje de emocionarme.

También he de decir que el protagonista (véanse más abajo varias imágenes para subrayar mis afirmaciones) es un alien, porque de este planeta pondría la mano en el fuego yo que no es.







Es cierto lo que pone ahí de que es una mensaje de amor, pero no de amor romántico, ni de pareja. No se pega ni un sólo polvo, ni se da un sólo beso en toda la peli.

Hubo diversidad de opiniones sobre la historia en sí, pero en lo que respecta al prota fue contundente. Las chicas (incluso mi amiga la súperbollo) dijeron que en varias ocasiones habían perdido el hilo porque se lo imaginaban en varias posturas con ellas debajo (en mi caso, yo estaba arriba). Los chicos agacharon la cabeza cuando les preguntamos sobre el prota, ni siquiera lo intentaron con el trillado "¿ése? ése es maricón".

Al llegar a casa de uno de ellos nos metimos en internet a buscar info como adelescentes con las hormonas disparadas sobre Eduardo Verástegui, que así se llama (nombre terráqueo).

Pero OH! NO!... Trágico desengaño... Resulta que desde que el alien hizo la peli (2006), ha tenido una fuerte conversión al cristianismo (fuerte ida de olla) y ahora se dedica a ir a las puertas de las clínicas abortistas a intentar convencer a las que acuden allí de que no aborten. Os enseño un vídeo donde se le ve en movimiento (si le quitáis el volumen para no oír la cantidad de soplagaiteces que dice, no tiene desperdicio). El chaval compara el aborto con el holocausto nazi, y de camino, critica a Obama.

Con razón me enamoro siempre de los feos, si es que los guapos tarde o temprano te salen rana.

(Si después de todo esto queréis seguir viendo la película, os aconsejo que la veáis en versión original. Si no controláis mucho el inglés, original subtitulada, pero NUNCA doblada al castellano. Se habla en español y en inglés, es decir que a veces el prota hace de traductor entre su familia (mejicana) y la prota (americana). En la versión doblada todos hablan español, y durante estas partes de traducción, los personajes paracen idiotas haciéndose señas para entenderse a pesar de que todos están hablando español. Además de que donde originalmente dicen unas cosas, por ejemplo; ¿puedes traducir lo que está diciendo tu padre?, se dicen otras para que tenga sentido: "¡qué interesante lo que dice tu padre!". Vamos la misma mierda de siempre con el doblaje).